cuando no encajas

Cuando no encajas en la sociedad

Published / by Kroca / Leave a Comment

Mucha gente piensa que porque tengo un cuerpo grande y un rostro hosco soy lesbiana, así que cuando sus coches se descomponen me preguntan por lugares donde ir a comprar refacciones para bmw o me entregan sus relojes descompuestos para que les ayude a arreglarlos.

Por supuesto que sé hacer todo ese tipo de actividades manuales y claro que tengo el conocimiento mecánico reparar un coche y aún más, la fuerza para levantarlo y soltarlos sobre sus cabezas. Pero no porque sea lesbiana ni mucho menos, sino porque soy una mujer fuerte con ganas de salir adelante.

Yo no necesito llenar estereotipos para sentirme bien conmigo misma. Si la gente quiere pensar que soy lesbiana porque uso jeans en lugar de faldas, adelante. Si me quieren decir marimacha por usar camisas en lugar de blusas, ¿ya qué? Si tan solo supieran que mi ropa es de segunda mano y compro todo lo que me queda y generalmente esa ropa es de hombre igual no sólo me dirían lencha, también me dirían muerta de hambre o peor.

Es que la gente no entiende el sufrimiento que una mujer sufre cuando no encaja en los estereotipos de la sociedad. Si hasta los niños que caminan en la calle, esas inocentes criaturas me tienen miedo, me temen no porque yo sea una mala persona o golpee niños o maltrate criaturas en la calle; me temen porque sus padres les han dicho que yo soy un monstruo, nada menos de bruja les han de decir que soy. Que como niños como como en esa película Child Eater que salió este año.

Qué pena que la gente piense sólo lo que quiere creer. Tal vez yo tengo la culpa, la culpa por no ser más sociable, me encantaría tener más personas con quienes platicar, alguien que me haga sentir escuchada. Una amiga que sufra de lo mismo o que no tenga idea de lo que se siente, pero que tenga el deseo de escucharme para sentirme tranquila.

Eso me gustaría más que nada.

Por ahora es todo, tengo que ir a buscar refacciones a la tienda de refaccionesparabmw.com, hasta pronto

la-belleza-no-lo-es-todo

La belleza no lo es todo

Published / by Kroca / Leave a Comment

Quiero pedirles una disculpa por ser tan fea, de verdad no entiendo cómo pueden vivir cerca de mi, saben por supuesto que es sarcasmo. Yo soy fea y lo sé pero no necesito ninguna shopper profesional ni a todos los  maquillistas profesionales en df para cambiarme, yo soy feliz justo como estoy.

Nadie puede hacerme sentir mal ni hacer que les pida una disculpa por ser como soy, hace años que acepté que no sería una super modelo ni que podría aspirar a ser Heidi Klum, ¿y saben por qué? Porque soy feliz como soy y aunque tengo grandes defectos físicos, como una pierna más corta que la otra, me duelen los huesos cuando hay frío húmedo y ronco por las noches, esto no evita que disfrute de una vida feliz y placentera.

No soy perfecta, yo lo sé pero aún así nada le da derecho a las personas a tratar de humillarme cuando voy caminando por las calles.

El otro día iba tranquila caminando con mis Krocs y una bolsa de mandado. Admito que era una bolsa bastante retacada, me gusta llevar mis propias bolsas verdes al super mercado porque resisten más peso. En fin, iba caminando con una bolsa muy grande por la banquete cuando de repente un sujeto que iba a pasar a un lado de mi me gritó: “estarás tan delgada” cuando intentaba pasar a un lado de mi y yo no me aparté. Soy una mujer al final de cuentas.

Yo entiendo que no soy una varita de nardo, pero no aún pese a mi peso, no tengo que aguantar tremendas faltas de respeto. Intenté controlar mi ira lo más que pude, pero cuando lo escuché reírse de mi, bajé mis bolsas al suelo, corrí detrás de él y le di un golpe tan fuerte que lo aventé al suelo. Los amigos con los que venía rieron de él como hienas idiotas, yo sentí que había hecho un bien social y lo volvería a hacer de nuevo.

La única persona que me ha tratado bien respecto a mi belleza y me ha hecho sentir confianza es el maquillista Antonio Ruz, a quien agradezco los consejos y su pasión a su trabajo por hacerme sentir bella de nuevo. Así que sí estás leyendo esto, gracias.

niña buena

Las niñas buenas no se divierten

Published / by Kroca / Leave a Comment

Yo soy Agusta y sufro de un problema, no soy una persona común. Mido 1.78m, peso 120kg y estoy llena de buenas intenciones.

Quiero decirles que soy una persona que carece de modales finos o una recatada apariencia  pero que soy tan una mujer con tanto amor como deseos de vivir aventuras en esta existencia. Creo firmemente que mi vida habría sido muy diferente si hubiera sido una niña linda, atractiva y callada, pero jamás pude ser así.

De pequeña todos me decían que tenía que vestir con faldas, que tenía que jugar con otras niñas a la casita y cuidar a mis hermanos pequeños. Mientras me decían eso, mi cabeza estaba en la calle, jugando luchas con los vecinos, escalando montañas y trepando árboles.