el amor es libre

El amor es libre

‘Ey morros! ¿Cómo andan? yo me siento sensacional aquí en mi nuevo hogar de Querétaro, es bastante más tranquilo que las calles de Iztapalapa donde me encontraba antes, más seguro y relajado, aunque honestamente tiene sus desventajas.

Una de las mayores desventajas de aquí es que los cabrones son mega machistas, así que cuando ven a una mujerzota como yo; alta, robusta e independiente andando por ahí con camisas de franela, pantalones vaqueros de mezclilla y botas de casquillo para trabajar, de repente se sienten intimidados y comienzan a esparcir rumores que soy lesbiana, especialmente debido a que tengo este rostro duro y serio. Es por eso que los locales han comenzado a decirle a todo el mundo que soy lesbiana.

Esto es algo que no me molestaría, ser lesbiana no es algo que me moleste, ni siquiera me molesta que hagan rumores, especialmente debido a que saben que me la paso con modelos y edecanes todo el tiempo, pero sí me molesta que quieran bulearlas a ellas y que por su culpa ellas tengan problemas para ser contratadas por algunas personas.

Esto de la discriminación hacia mis amigas ocurrió hace poco, cuando una de las chicas estaba audicionando para una serie de Netflix, pero debido a que la amenazaron sus vecinos, se cohibió y ya no quiso seguir con su proceso de audiciones. Eso es algo que me enerva y me hace hervir la sangre.

Me parece absurdo que las personas sean tan débiles y tengan tanto miedo de alguien que viste con ropa de garufa jeans en lugar de Liverpool, ¿tanto daño les hace que no vista faldas y me maquille? Pobre gente, yo como soy forastera, no me intresa un ápice lo que me dicen; si no me interesaba ni en el lugar donde nací, pero que molesten a mis amigas y empleadas me parece de lo más bajo que puede llegar a hacer alguien.

Espero que ustedes, mis lectores tengan un poco más de mundo y humanidad, ya hasta estoy pensando en asociarme con alguien y dejarle la chamba y yo regresar a casa, parece que hago más daño de lo que ayudo aquí.