bonitaporfuera

Bonita por fuera

Un evento inesperado a cambiado mi forma de ver mi cuerpo.

Esto no se completamente si de forma positiva o negativa. Y todo es gracias a mi amiga Susana, la edecan que ya les he contado.

Resulta que la muchacha tenía un evento al cuál tenía que acudir, serían cuatro días y no quería ir sola. A pesar que conoce a mucha gente ahí y las edecanes en Querétaro son sus compañeras desde hace mucho tiempo. En fin, ella quería que yo la acompañara así que empaqué mis cosas y me fui con ella a Querétaro.

Yo se que no tengo un cuerpo escultural y tampoco atractivo. Le pongo empeño a poco carisma y a mi risa contagiosa para hablar con los hombres. Y honestamente nunca me sentí diferente porque al salir con mi amiga ella atraiga muchos hombres, tragos o invitaciones a salir. Es muy guapa y es muy femenina pero el cuerpo siempre tuve en cuenta que era lo menos importante, tal vez lo pienso así porque yo no tengo un buen cuerpo. ¿Por qué les comento esto? Porque estando en su ciudad natal junto a todas sus compañeras, el contraste de las edecanes y una mortal como yo, era abismal y eso comenzó a hacerse un poco incómodo. Solo un poco, no voy a mentirles diciendo que realmente me importa y mucho menos cuando me di cuenta porque Susana quería que la acompañara.

Ningúna de las edecanes que formaban parte de esa agencia de edecanes, me volteo a ver y mucho menos una pequeña sonrisa después de que Susana nos presentara. Había algunas que habían trabajado como edecanes en comerciales de Volkswagen y cosas así. Ellas muy guapas pero muy payasas.

A pesar que pude notar que son muy profesionales y cuando están de pie, están actuando muy bien, son muy agradables y simpáticas (y no dudo que lo sean) pero me di cuenta que no sirve de nada si tienes un lindo cuerpo sino tienes una linda actitud con todos. Eso es lo que hace a una persona bella. La honestidad en el carisma y un concepto de persona correcto.