quehago

¿Qué necesito?

Ya sabía que era demasiado bueno para ser verdad.

Conocí a una chica estupenda, que en tan poco tiempo se convirtió en mi mejor amiga, mi hermana, mi alma gemela. Una chica tan comprensible que podía hablarle de lo que fuera y me enseñó a escuchar a la gente, a veces es lo que necesitan. Me enseñó lo que nunca tuve, una amiga de verdad. Todas mis amistades eran por compañerismo de clases y en cuanto salía de vacaciones no sabía nada de ellas hasta regresar al ciclo escolar, incluso, de algunas ya nunca volvía a saber nada.

Contacté a algunas cuyos nombres recordé pero con ninguna logré vernos más de una vez. Cuando llegó Susana, de alguna forma le caí bien y bueno, yo no me puedo dar el lujo de rechazar una amistad y resultó ser mejor de lo que esperaba. Me presentó a Palacio de Hierro, quienes me enseñaron a ser una mujer totalmente palacio, de cambiar mi look y me sentía una mujer renovada y llena de energía.

Susana se fue de viaje por su trabajo y estará en Tailandia para una sesión de fotos y cosas de modelos. Hace 2 meses que se fue y yo conseguí un nuevo trabajo, muy bien pagado pero no he hecho otra cosa que no se trabajar todo el día y noche.

Mi dieta la tuve que ir cambiando poco a poco y ahora ya solo respeto la jicama porque en ese entonces compré muchas. Me involucré tanto en el trabajo que cual actriz de mayor edad, cuando llega a su casa sola, exhausta y sin brillo. Un muchacho nuevo hizo algo en la página web y comenzaron a llegar muchísimos clientes. No podía con todos y le dije -oye niño, ayúdame para controlar a los clientes.- Y muy amable el muchacho me contactó con la empresa que trabajaba, Xamai y nos instalaron sap business one y fue un gran alivio. Yo no soy de tecnología y esas cosas pero el nombre si me lo aprendí y bueno, ya le voy agarrando a algunas cositas.

Aún así, me sigo sintiendo como “aseñorada”. Y la verdad no me gusta estar así. ¿Qué me aconsejan? ¿Qué necesito para animarme?